dimecres, 10 de maig de 2017

Tuga Trail Half

No sóc d’aquelles persones que sempre fan les mateixes curses. M’agrada anant provant noves experiències, i quan em va arribar un email de l’Illan de Tuga Wear (empresa que ha fet la samarreta de Los Martes), no vaig poder deixar la tentació de provar-la.

Com no sabia el que hem trobaria, vaig mirar la web de la cursa. Era una cursa de muntanya, i com últimament tothom fot uns desnivells molts forts, i ara no tenia ganes de patir, vaig decidir-me per la cursa de 10 kilòmetres que estrenaven aquest any. Per passar-m’ho millor vaig “enganyar” al meu amic Fede.

La cursa es feia un dilluns (festiu – dia del treballador), però era una bona manera de començar la setmana.

A les 7:45h passo a buscar al Fede.

En poc més de 20 minuts ja estem a Castellolí. Un senyor de l’organització ens indica on deixar al cotxe. El deixem a uns 200 metres de l’inici de la cursa. Per tant, deixem les coses al cotxe i ens anem a buscar els pitralls, obsequis, i donar una volta pel poble.



Aquí ja veiem que alguna cosa és diferent. El pitrall no és el típic de paper, sino que és de tela. M’agrada’t el detall.

A les 8:45h, ens posem la roba de feina, i ens anem a veure la sortida de la cursa llarga (18 kilòmetres), que surten un quart d’hora abans que nosaltres.

Un cop vista la sortida dels altres corredors, ens dediquem a escalfar uns 10’. El Fede ho necessita perquè no li pugin les pulsacions, i jo per relaxar les cames (que venen de dos entrenaments (dissabte i diumenge)).

Abans de la sortida, un dels organitzadors, ens explica el recorregut, i les seves dificultat. A les 9:15h, sortim.


No som molts corredors. Hi ha havia més corredors en la cursa llarga.

Creuem el carrer principal del poble, i ja agafem un camí de terra.

Avui l’idea és conèixer la cursa, per tant, no tenim ni ritme, ni temps planificat. Ho farem segons les nostres sensacions.

Les primeres rampes són suaus, però ja ens deixen avançar a alguns corredors.

Sense voler, fico un ritme una mica alt, i quan fa poc que hem passat pel kilòmetre 1, el Fede es para. Són només dos segons, i ràpidament, torna a correr. Em diu que si vull marxi, però li dic que no, que avui farem la cursa junts. Així, que em diu que ell portarà el ritme. Doncs a seguir-lo.

El recorregut ja ha fet la selecció, i fa estona que portem a tres corredors davant. Són un noi jove, un nen (d’uns 8 – 10 anys) i el seu pare.

El primer tram de la cursa és bastant toboganero. Tens petites pujades, que després venen recompensades per baixades. Es pot córrer sense problemes.

A mitja cursa, ens trobem el primer corriol de pujada. No és molt complicat, però els corredors que portem davant, caminen, i nosaltres també.


Mica en mica, avancem corredors. Quan el recorregut no pica cap a dalt, i el Fede, veu oportunitat d’avançar, no s’ho pensa. I així, en un moment que trec el mòbil per fer-li una foto, fa un sprint, i ni foto, i el mòbil al terra. Ho recullo, i a córrer per poder agafar-lo.

El recorregut és molt corrible. A més a més els kilòmetres van passant, i sabem que quan arribem al kilòmetre 6, s’haurà acabat la pujada.

Quan més kilòmetres portem, més corredors anem agafant, per tant, moralment estem molt forts.

El camí ens fa passar per un pas entre pals, que es posen perquè el bestiar no pugui passar d’un tram a un altre. Sort que som tots molt atlètics, perquè els passos son una mica estrets, jaja!

Abans d’arribar a l’avituallament i en el punt més alt de la cursa (kilòmetre 6), podem comprovar com es veuen nevats els cims d’unes muntanyes que es veuen a l’horitzó. Li comento al Fede.

Parem a l’avituallament, per beure aigua i una mica d’isotònic. També hi ha fruita, fruits secs, ..., però amb això tenim prou.

A partir d’ara toca baixada.

El primer tros és un pista, amb algunes pedres, però que es pot baixar força ràpid.

Però això dura poc, i comença un kilòmetre de baixada tècnica. És del kilòmetre 7 al 8.

Al principi no sembla molt difícil, però a la meitat la dificultat augmenta, i fins i tot, en un dels salts, estic a punt d’anar-me al terra. Per sort això no passa.

Quan ja estem a punt d’arribar al final d’aquesta baixada, ens trobem l’únic tap que ens hem trobat en tot el recorregut. És una baixada petita, però amb molta pendent, que obliga a parar-te, posar el cul al terra, i agafar-te de les rames d’un arbre que hi ha. Com diu el Fede, és el punt de control de pes, jaja!

No sé el temps que perdem, però un cop passat, agafem un ritme ràpid de baixada.

Aquí el recorregut és més bonic, o em deixa aixecar la vista del terra. Podem veure prats d’espigues verdes, saltejats per punts vermells de les roselles. Quina imatge més bonica.

No se si perquè ens queda poc, perquè fa baixada, o perquè ens trobem bé, fiquem un ritme alt, i no parem d’avançar a molts corredors.

Quan arribem al final del camí, uns voluntaris, vam indicant el camí. Els que fan la llarga pugen cap a dalt, i nosaltres (els de la curta) ja ens anem cap al poble.

L’entrada al poble és pel mateix carrer per on hem sortit.

Veiem que no agafarem al corredor que portem davant, i que tampoc portem ningú al darrera, per tant, preparem la nostre entrada. L’entrada és bonica. Amb unes banderoles de la Tuga, que fan un camí estret, i una catifa.

El Fede i jo ens agafem de les mans, i entrem a meta.

Hem fet poc més d’1 hora.

Si el recorregut ens ha semblat maco, ens quedem bocabadats, quan veiem l’avituallament en meta. Hi ha meló, síndria, plàtan, taronja, iogurts del Pastoret, xuxes, galetes de xocolata, codony, fruits secs, .... Crec que si haguéssim tastat tot, hauríem pesat més que al començar la cursa.

Recuperats, anem al cotxe a agafar les bosses, i cap a les dutxes.

Ens dutxem en un petit pavelló que hi ha darrera del carrer principal. Tot molt bé.

Tornant cap a la meta, ens trobem al David (de blogmaldito). Xerrem una estona de la cursa. Tots tres hem debutat avui, i estem encantats. També parlem del repte del David a la Zegama. Ja ens explicarà la seva aventura.

Per si l’avituallament d’abans havia estat brutal, encara ens quedem més sorpresos al agafar l’entrepà de botifarra, les croquetes i la cervessa. Mare meva, Ens hem posat com el Quico.

En aquest moment, es quan comprovem el nostre temps final. En una pantalla que ha col·locat l’empresa del xip (chiprunning)), veiem hem fet 1:00:23. Hem fet el mateix temps, la mateixa posició (32º) i la mateixa posició de categoria (4ª). Això si que és fer una cursa junts, jaja!! Al veure que som quarts, mirem si tindrem premi, però veiem que no.


Un cop esmorzats, parlem una estona amb l’Illan, i cap a casa. Contents. Hem fet una nova cursa, i que repetirem segur l’any vinent. Ens ha agradat molt, una cursa maca, ben organitzada, amb molt de mimo pels corredors, i molt menjar. 


Tuga Trail Half

No soy de esas personas que siempre hacen las mismas carreras. Me gusta ir probando nuevas experiencias, y cuando me llego un email de Illan de Tuga Wear (empresa que nos ha hecho las camisetas de Los Martes), no pude dejar la tentación de probarla.

Como no sabia que me encontraría, mire la web de la carrera. Era una carrera de montaña, y como últimamente todo el mundo les mete unos desniveles muy fuertes, y ahora no tengo ganas de sufrir, elegí la nueva carrera de 10 kilómetros. Para pasármelo mejor “engañe” a mi amigo Fede.

La carrera se hacia en un lunes (festivo – Día del trabajador), pero era una buena manera de comenzar la semana.

A las 7:45h paso a buscar a Fede.

En poco más de 20 minutos ya estamos en Castellolí. Un señor de la organización nos indica donde dejar el coche. Lo dejamos a unos 200 metros de donde comienza la carrera. Por lo tanto, dejamos las cosas en el coche y nos vamos a buscar los dorsales, obsequios y dar una vuelta por el pueblo.

 


Aquí ya vemos que alguna cosa es diferente. El dorsal no es el típico de papel, sino que es de tela. Me gusta el detalle.

A las 8:45h, nos ponemos la ropa de faena, y nos vamos a ver la salida de la carrera larga (18 kilómetros), que salen un cuarto de hora antes que nosotros.

Una vez vista la salida de los otros corredores, nos dedicamos a calentar unos 10’. Fede lo necesita para que no se le suban las pulsaciones, y yo para relajar las piernas (que vienen de dos entrenamientos (sábado y domingo)).

Antes de la salida, uno de los organizadores, nos explica el recorrido, y sus dificultades. A las 9:15h, salimos.


No somos muchos corredores. Había más corredores en la carrera larga.

Cruzamos la calle principal del pueblo, y ya cogemos un camino de tierra.

Hoy la idea es conocer la carrera, por lo tanto, no tenemos ni ritmo, ni tiempo planificado. Lo haremos según nuestras sensaciones.

Las primeras rampas son suaves, pero ya nos dejan avanzar a algunos corredores.

Sin querer, pongo un ritmo un poco alto, y cuando hace poco que hemos pasado por el kilómetro 1, Fede se para. Son solo dos segundos, y rápidamente, vuelve a correr. Me dice que si quiero marchar, pero le digo que no, hoy haremos la carrera juntos. Así, que me dice que él llevará el ritmo. Pues a seguirlo.

El recorrido ya ha hecho la selección, y hace un rato que llevamos a tres corredores delante. Son un chico joven, un niño (de unos 8 o 10 años) y su padre.

El primer tramo de la carrera es bastante toboganero. Tiene pequeñas subidas, que después vienen recompensadas por bajadas. Se puede correr sin problemas.

A media carrera, nos encontramos el primer sendero de subida. No es muy complicado, pero los corredores que llevamos delante, caminan, y nosotros también.


Poco a poco, avanzamos corredores. Cuando el recorrido no pica hacia arriba, Fede, ve una oportunidad de avanzar, no se lo piensa. Y así, en un momento que saco el móvil para hacerle una foto, hace un sprint, y ni foto, y el móvil al suelo. Lo recojo, y a correr para poder cogerlo.

El recorrido es muy corrible. Además los kilómetros van pasando, y sabemos que cuando llegamos al kilómetro 6, se habrá acabado la subida.

Cuando más kilómetros llevamos, más corredores vamos cogiendo, por lo tanto, moralmente estamos muy fuertes.

El camino nos hace pasar por un paso entre palos, que se ponen para que los animales no puedan pasar de un tramo al otro. Suerte que estamos todos muy atléticos, porque los pasos son un poco estrechos, ¡jaja!

Antes de llegar al avituallamiento y en el punto más alto de la carrera (kilómetro 6), podemos comprobar como se ven nevados las cimas de las montañas que se ven en el horizonte. Se lo comento a Fede.

Paramos en el avituallamiento para beber agua y un poco de isotónico. También hay fruta, frutos secos, …, pero con esto ya tenemos bastante.

A partir de ahora toca bajar.

El primer trozo es una pista, con algunas piedras, pero que se puede bajar bastante rápido.

Pero esto dura poco, y comienza un kilómetro de bajada técnica. Es del kilómetro 7 al 8.

Al principio no parece muy difícil, pero a la mitad la dificultad aumenta, y hasta, en uno de los saltos, estamos a punto de irme al suelo. Por suerte eso no pasa.

Cuando ya estamos a puntos de llegar al final de esta bajada, nos encontramos el único tapón que nos hemos encontrado en todo el recorrido. Es una bajada pequeña, pero con mucha pendiente, que obliga a pararte, poner el culo en el suelo, y cogerte de las ramas de una árbol que hay. Como dice Fede, es el punto de control de peso, ¡jaja!

No se el tiempo que perdemos, pero un vez pasado, cogemos un ritmo rápido de bajada.

Aquí el recorrido es más bonito, o me deja levantar la vista del suelo. Podemos ver los prados de espigas verdes, salteados por puntos rojos de las amapolas. Que imagén más bonita.

No se si porque nos queda poco, porque hace bajada, o porque nos encontramos bien, pero ponemos un ritmo alto, y no paramos de avanzar a muchos corredores.

Cuando llegamos al final del camino, unos voluntarios, van indicando el camino. Los que hacen la larga suben hacia arriba, y nosotros (los de la corta) ya nos vamos hacia el pueblo.

La entrada al pueblo es por la misma calle por donde hemos salido.

Vemos que no cogeremos al corredor que llevamos delante, y que tampoco llevamos ningún detrás, por lo tanto, preparamos nuestra entrada. La entrada es bonita. Con unas banderolas de la Tuga, que hacen un camino estrecho, y con una alfombra.

Fede y yo nos cogemos de las manos, y entramos en meta.

Hemos hecho poco más de una hora.

Si el recorrido nos ha parecido chulo, nos quedamos boquiabiertos, cuando vemos el avituallamiento de meta. Hay melón, sandia, plátano, naranja, yogures del Pastoret, golosinas, galletas de chocolate, membrillo, frutos secos, … Creo que si hubiéramos probado todo, hubiéramos pesado más que al comienzo de la carrera.

Recuperados, vamos al coche a coger las bolsas, y hacia las duchas.

Nos duchamos en un pequeño pabellón que hay detrás de la calle principal. Todo muy bien.

Volviendo hacia la meta, nos encontramos al David (de blogmaldito). Hablamos un rato de la carrera. Los tres hemos debutado hoy, y estamos encantados. También hablamos del reto de David en la Zegama. Ya nos explicará su aventura.

Pero si el avituallamiento de antes había sido brutal, todavía nos quedamos más sorprendidos al coger el bocata de butifarra, las croquetas y la cerveza. Madre mía. Nos hemos puesto como el Quico.

En este momento, es cuando comprobamos nuestro tiempo final. En una pantalla que ha colocado la empresa del chip (chiprunning), vemos que hemos hecho 1:00:23. Hemos hecho el mismo tiempo, la misma posición (32º) i la misma posición de categoría (4ª). Esto si que es hacer una carrera juntos, ¡jaja! Al ver que éramos cuartos, miramos si tendremos premio, pero vemos que no.



Una vez ya hemos almorzado, hablamos un rato con Illan, y hacia casa. Contentos. Hemos hecho una nueva carrera, y que repetiremos seguro el año que viene. Nos ha gustado mucho, una carrera bonita, bien organizada, con mucho mimo para el corredor, y mucha comida.

dimarts, 2 de maig de 2017

Cursa Martorell

Després d’uns quants anys sense fer-se, el Club d’Atletisme de Martorell, torna a recuperar la cursa de 10 kilòmetres (i campionat de Catalunya) i una cursa nova de 5 kilòmetres. El recorregut és el mateix pels 5 i els 10 (aquests últims farem dues voltes).

Un email del RubgyMan de corredors, em demana si puc i vull fer de llebre en aquesta cursa. Un honor així no es pot deixar passar, per tant, li dic que em reservi la pancarta de 55’.

Tenim la sort de fer un reconeixement previ del recorregut, unes setmanes abans de la cursa, per tant, ja coneixem on hi ha pujada, baixada, ...

A les 8:15h del matí, sortim de casa. Dic sortim, perquè l’Esther i l’Ona també venen. Elles recolliran el dorsal i obsequis de l’Ona, i un cop m’hagin vist sortir, s’aniran a esmorzar.

A les 8:30h ja estem aparcats i podem recollir totes les coses sense problemes, i podem tornar a deixar les bosses al cotxe.


Esperant a un parc infantil que hi ha davant la sortida, veig al Wolves. Ell serà la llebre de 60’. Mentre patem la xerrada, veiem al Pinelli31. Ja estem tots, jaja!

Anem parlant, i ens anem trobant més gent (l’Albert Valles, Vicenç, ...).


A les 9:15h ens retrobem amb les altres llebres, i ens anem a canviar al vestidor que l’organització ens ha deixat. A l’última hora, no el tancaran amb clau, per tant, hem de pujar la bossa al guardaroba.

Sobre les 9:45h ja estem amb les pancartes preparades, i ens disposem a escalfar en la pista del Club d’Atletisme.


10 minuts suaus, que ens serveixen per estirar les cames.

Quatre estiraments, foto de les llebres, i cap a la sortida.

No serem molta gent, però fa patxoca.

Un cop dintre del nostre calaix, ja veig a les meves fans. Un petonet, i buscar la senyal del gps.

Com sempre que faig de llebre, hi ha un punt de nervis. El ritme és molt suportable (5’30”), però et dóna pot anar més ràpid i fer patir als que et segueixen.
A les 10h, sortim.

Els primers 200 metres són en baixada, però ràpidament trobem la pujada més forta de tot el recorregut. No són molts metres, però amb una bona pendent.

Comento a la gent, que ningú apreti el ritme ara, que encara que pugem més lents, després bé una baixada que ens deixarà recuperar el temps perdut.

Porto un noi a un costat (David – 247) i una noia a l’altra costat (Marta – 295). El noi em diu que és de Cornellà i la noia és d’Olesa (i amb coneix).


El tram és molt favorable, amb lleugera baixada, per tant, haig d’anar vigilant no animar-me massa.

Un cop passat per davant del Carrefour, aviso als meus companys que ben aviat començarà la segona (i última pujada) del recorregut. És una pujada més llarga, però molt més suau.

El ritme baixa una mica, però no em preocupa, no vull cremar a la gent, i que després (sobretot els que fan la de 10 kilòmetres) ho acabin pagant.

Per fi arribem a la Plaça del Vi, i informo als corredors que ja tenim feta la part dura del recorregut.

La Marta i el David, marxen. A la Marta no l’he tornat a veure, però vaig veure que va fer 52’46”, i al David l’he vist a la segona volta sobre el kilòmetre 8. L’he animat i anava força bé. Al final ha fet 53’05”. Molt bé als dos!

Jo segueixo al meu ritme, i canvio d’acompanyants.

Els kilòmetres del gps ja no coincideixen amb els cartells del recorregut, però jo intento calcular els passos amb els de la cursa. No anem malament, encara que alguns segons per sobre.

Abans del kilòmetre 2,5, hi ha un gir de 180º, i cap al centre del poble.

Un cop passat el kilòmetre 3, em giro per veure si hi ha algun pitrall de color vermell (el color dels que fan els 5 kilòmetres), però no veig cap.

Finalment, al kilòmetre 3,5, veig dues noies. Els hi dic que si es troben bé, d’aquí al final és tot pla i en baixada. Una d’elles apreta, i l’altra em diu que té prou amb seguir-me.

Aquí ja tinc nous companys (L’Albert, el Jose Luis i el Miquel).

A ells tres i a la resta, els hi dic que es quedin al cap amb aquest tram, per si a la segona volta tenen forces.

Amb uns 15” per sobre del temps, fem el primer pas per meta (27’45”).


Només passa, recordo que ara bé la pujadeta. Faig el mateix comentari que al principi, que ningú malgasti forces.

El passem força bé, i els pocs que s’han quedat una mica, ràpidament es tornen a enganxar.

Mentre anem cap a la segona pujadeta, començo a parlar amb el Miquel. És un corredor experimentat, i anem parlant de com està aquest mòn (el de córrer).

Fem la segona pujadeta, i els animo. Ara només ens queda aguantar el ritme i ho aconseguirem.

Al pas pel kilòmetre 7,5, ja només ens passem per 6”, i ens queda el tram més favorable, per tant, ho tenim.

Pas pel kilòmetre 8, i torno a comentar que si algú es nota fort, és el moment de començar a apretar. L’Albert, que té un munt de claca repartida pel poble, és el primer que ho fa. Li comento que ho faci de manera progressiva. El Miquel encara aguanta una mica. I el Jose Luis està patint. El calor està fent de les seves en la segona volta.

Passem per la rambla, i el Miquel es decideix a provar-ho.

Pel camí vaig recollint alguns corredors (dos o tres). Els animo perquè es quedin amb mi. I ho aconsegueixo.

Passat el kilòmetre 9 i pico, crido que ja ho tenen. A més, els hi dic, que ara ja és tot baixada. Els animo tant, que em quedo sol. La sol·litut de la llebre.

Però això em permet fer una entrada triunfal, saludant a la gent que ens està animant en aquest tram.



Al final 54’57”. Perfecte!

Només creuar l’arribada, foto de les meves fans.

L’Albert ha fet 54’16”, el Miquel 54’17”, i un amb 55’34” arriba el Jose Luis, que hem felicita per la feina feta, i jo a ell pel seu temps.

Hem quedo a esperar l’arribada del Wolves (llebre de 60’) i del Pinelli31.

I com un rellotge suís, arriben amb un temps de 59’54”.

Gran treball de les llebres correcats, com sempre. El Rafa (40’) ha fet 39’56”, el Roger (45’) ha fet 44’57”, l’Oscar (50’) ha fet 49’42”, jo (55’) he fet 54’57” i el Josep (60’) ha fet 59’54”.

I després toca la cursa de l’Ona. Són 700 metres. Els primers en pujada i després baixada. Fa dies que li comentava a l’Ona que primer anès a un ritme suau, i després més fort a la pujada.

Amb un bon criteri, i que últimament s’està posant de moda (i m’agrada), no deixen entrar pares i mares, i posen uns monitors.

Així que em vaig a veure la sortida una mica més amunt.

Sortida, i no veig a l’Ona.

Passo a l’altra tram de carrer i pujo cap a la glorieta. I per fi, la veig. Fa molt bona cara, i ja ha fet tota la pujada.


Comença la baixada i aconsegueix avançar a tres nenes, tot i que una que li treu un cap, en l’sprint final l’avança. Ha fet els 700 metres sense parar, amb un temps de 4’12”.


La felicitem, ha fet una bona cursa, i amb cap.


Recollim les begudes i fruita, i cap a casa, a celebrar el dia de Sant Jordi.


diumenge, 30 d’abril de 2017

MITJA MARATÓ MONTORNÉS 2017

Es 23 de Abril de 2017, Sant Jordi, y coincide con la Mitja Maratón de Montornés. La edición número 24 y la segunda para un servidor.

Éste año vuelvo a correrla con mi amigo Paco, aquella persona que hace 30 años conocí haciendo el servicio militar en Munguía, y que a día de hoy somos amigos de los de toda la vida.

Son las 6:30 de la mañana y no ha hecho falta que suene el despertador, ya que no he podido dormir en toda la noche, como casi siempre que tengo una carrera. Me levanto sin hacer mucho ruido y al cabo de media hora se levanta Isa, que también me acompaña junto a Marc y Alexia en ésta ocasión. Porbrecillos, que madrugones les hago hacer en sus días de descanso para que me acompañen a las carreras.

Me tomo mi zumo de limón de rigor, una tostada y un plátano, para el ritmo que llevaremos será suficiente para aguantar los 21095 metros. Cuando ya estamos todos preparados salimos de casa. Son las 8:00h de la mañana, puntualidad inglesa.

Llegamos a casa de Paco a las 8:45h, la carretera esta casi vacía, no tiene nada que ver con un día entre semana. Estamos llamando al timbre, pero no hay manera de que nos abran, estos zánganos están durmiendo. Por fín abre la puerta Paco y detrás con cara de sueño salen Lola y Lourdes (su hija y su mujer).

Son las 9:30h cuando salimos de su casa. Paco y yo vamos dirección a la salida de la carrera. Está lleno de corredores y corredoras por todos los lados, más de 2000, que no son pocos. Calentamos un rato y las pulsaciones las tengo un poco altas, Paco tampoco es una rosa, también tiene sus cosillas, yo diría, que está peor que yo, ¡jejeje! pero no habrá obstáculo que nos pare, hemos venido a bajar de 2 horas y lo conseguiremos aunque sea en ambulancia.

Empieza a hacer calor, menos mal que Paco me ha hecho caso en quitarse la camiseta de manga larga que tenía debajo de otra camiseta, se hubiese asado de calor seguro.

Estamos en la salida, y miro a la derecha y veo a la veterana y su acompañante, son dos personas que vemos en las cuestas de Rubí cada vez que salgo a correr con José y Antonio al mediodía en el trabajo. Nos saludamos y hablamos un poco hasta que a las 10:00h, se escucha el pistoletazo de salida y nos deseamos suerte.



Empezamos a correr sin prisa y ya nos están adelantando por todos los sitios, es una carrera para charlotear con mi amigo, para disfrutar del recorrido y de la gente que corre a nuestro alrededor.

En el km 1, mas ó menos, nos pasa la liebre de 1 hora 45, y pegada a ella va Raquel, una exnovia de cuando yo era un jovencillo. La saludo y ella también, me pregunta que cuanto tiempo vamos a intentar hacer, y le contesto que lo que nos dé el cuerpo. Poco a poco se va alejando todo el grupo que está acompañando a la liebre y nosotros a la nuestra, chino chano. Anteriormente, vimos a Manolo, de corredors con la bandera de 1 hora 40 minutos.

El reloj suena, y le digo a Paco que ya llevamos 3 kilómetros, me dice que de eso nada, que sólo llevamos 2 kilómetros, joder, que larga se me va a hacer, es lo que me pasa por la cabeza, ya que el ritmo que llevamos es bastante más lento y tranquilo para mí, pero, Paco no para de decirme que; “vamos más rápido que la última vez”. Yo no paro de decirle que el reloj no lo mire, que no le funciona bien, él quería correr a 6 minutos el kilómetro, y nosotros vamos a 5’25” de media, no está mal. Yo cada dos por tres le pregunto como se encuentra y él me contesta que bien, pues nada, a seguir.

En el primer avituallamiento, en el kilómetro 5, cojo la botella de agua y le voy dando agua cada 2 kilómetros, ya que hace mucho calor y es muy importante hidratarse bien. En mi opinión, es demasiado poco que sólo den agua cada 5 kilómetros, ya que la experiencia de la Maratón de Barcelona, en la cual nos daban cada 2,5 kilómetros fue clave para la buena hidratación.

Los kilómetros van cayendo, y el ambiente de las personas que encontramos en los pueblos de Vilanova y La Roca no está mal. La gente que hay, no paran de animar y yo los aplaudo, la verdad que me está saliendo una carrera muy tranquila, ya que el ritmo es realmente muy lento para mí, pero, me lo estoy pasando de coña, haciendo bromas con los corredores y corredoras que tenemos cerca, y haciendo fotos de tanto en tanto. Paco no va tan sobrado, pero aguanta como un jabato, en el kilómetro 15, aproximadamente, se acerca la moto de la TV del Valles, que me ve corriendo hacia detrás animando a Paco, y me dicen;  “tú que vas tant tranquil ets l´ideal per fer-li unes preguntes”, y se ponen a mi altura para grabarme y preguntarme cosas, que gracioso. Entre otras cosas, me preguntan si me gusta la Mitja de Montornes, le contesto que si, claro. Me preguntan que haré cuando acabe, le contesto que me tomaré unas cervezas, ¡jejeje!. Durante la entrevista, les comento que este año hicimos la Maratón de Barcelona apoyando al ELA, y toman interés en el tema. Les cuento que somos un equipo llamados Los Martes, y quisimos hacer la maratón por una causa solidaria etc. etc. etc., (hay que hacer propaganda en todo momento que se pueda), la verdad que fue una experiencia de las que tú (Xavi) ya estás acostumbrado a que te hagan entrevistas.




Ya vamos por el kilómetro 19, ya falta poco, le digo a Paco que si quiere apretar un poco, pero me dice que va muy justo y que prefiere no subir el ritmo, no pasa nada. Le contesto, y seguimos el camino, cuando faltan pocos metros para llegar a la meta, nos damos cuenta de que a nuestro lado hay un abuelo, pero, un abuelo de verdad, que va a entrar a la meta al mismo tiempo que nosotros, eso si que tiene mérito. La fuerza que tienen algunas personas con esas edades.

Sergio, eso si que es un abuelo.

Cruzamos la meta cogidos con las manos en alto y conseguimos hacer mejor tiempo que la primera vez que la hicimos, hemos bajado el crono en 1 minutillo. Paco está muy contento y muy cansado, pero, se recupera pronto, yo también estoy muy contento. Nos damos un abrazo para felicitarnos por llegar a la meta, que era el primer objetivo, y el segundo de bajar de las dos hora. Segundo objetivo también conseguido. Al final nos salió un crono de 1h55´34”, ¡somos unos cracks!



Vemos a toda la familia en la llegada, Isa, Alexia, Lourdes, Lola y Marc. Nos felicitan y nos preguntan que tal estamos, le contesto que bien, y Paco va de un lado para otro para recuperarse del todo.

Se acerca Raquel para saludar. Le preguntamos que tal y nos dice que al final ha hecho 1h47’, ya que tuvo que esperar a su hijo que estaba haciendo la cursa de 6 kilómetros y se equivocó y se fue con los de la mitja. Se quedó con él y le acompañó a dar la vuelta, vaya tela, aún así no está nada mal su tiempo.

Cuando ya hemos recogido todos los obsequios (polvos para lavavajillas, gel, cremas, etc..) nos vamos paseando para casa de Paco, para celebrar la carrera con unas cervecitas y una buena barbacoa.

Esperamos hacer la próxima Mitja de Montornés otra vez juntos, y que podamos bajar un minuto más el tiempo, eso sería buena señal.

Gracias como siempre a mi familia por acompañarme en uno de mis vicios, correr. Esperemos que sea durante muchísimo tiempo más.

El Promesas

Fede

dimarts, 11 d’abril de 2017

Trail Ermites Olesa (la Corta)

3 semanas después de la Maratón de Barcelona, cambiamos el asfalto por la montaña. Y no una montaña cualquiera, la de mi pueblo.

Este año, para no forzar y no poderla entrenar como se merece, me he decidido por la corta (12 kilómetros).

Pero no la haré solo, la haré con mi hermano (Jordi), mi amigo (Fede) y la flecha boliviana (Efrain). Los otros dos compañeros de Los Martes, Xavi Pommard y Jaume (que también hizo la Maratón) se han atrevido a hacer la larga (26 kilómetros).

Con el equipo de LOS MARTES
Sandra está haciendo una carrera de 30 kilómetros por el Ordal (Correbocs). Donde quedará quinta y conseguirá un nuevo trofeo (segunda de categoría). Es nuestra crack. ¡Enhorabuena!

Nuestra crack!
Chus y Carles están volviendo de la Trailwalker, donde Chus, ha completado los 100 kilómetros en 23h50’, con sus compañeras del equipo “Les cabretes”. Carles ha hecho de equipo de soporte. ¡Bravo a los dos! 

La otra crack. ¡Muchas felicidades!
A las 8h hemos quedado en la Plaza del Ayuntamiento, pero finalmente llegamos sobre las 8:15h. Es lo que tiene vivir cerca de la salida, que te confías. Aun así, todavía nos ha dado tiempo de hacer una foto de equipo y un vídeo para animar a “les carretes” que están muy cerca de hacer historia.

A las 8:30h vemos cómo Xavi Pommard y Jaume comienzan su reto. En total han salido unos 200 valientes.

Una vez realizada su salida, nos esperamos unos minutos. Mientras, veo a mis padres llegar. Mi padre se ha hecho una pancarta con nuestro logo, para animarnos, ¡que grande! También aprovechamos para saludar a otros corredores del pueblo, de corredors (Pinelli31, Edu, Null0, Wolves).

Con los compañeros de corredors.cat
Por fin, incluso con el fresquillo que hace, nos animamos a sacarnos la ropa extra que llevamos y dejamos las bolsas en el guardarropía.

Comenzamos a calentar. En la sombra hace frío, pero al Sol se está perfecto.

Fede no se encuentra muy bien. Tiene las pulsaciones muy altas, y todavía no ha comenzado.

Nosotros nos vamos a la salida, y él se queda calentando un poco más.

Una vez dentro de la zona de la salida, veo a Esther y Ona. Les doy un beso.

Efrain quiere hacer un buen tiempo y se ha puesto en la parte de delante. Jordi y yo por la mitad, y un poco más tarde nos encontramos con Fede. No tiene claro que hoy acabe la carrera, o que tenga que caminar más de lo deseado.

A las 9h, salimos.

La salida está bastante llena. Poco a poco, vamos adelantando corredores. Hago un poco de cachondeo con Pinelli31, y llegamos a la Plaza de las Fuentes. Aquí tenemos un cambio respecto al recorrido que hacemos cada domingo (en nuestros entrenamientos). En vez de subir por la calle que nos lleva a la Virgen de Santa Oliva, subimos por una calle lateral que nos lleva hasta la iglesia. El desnivel es similar, pero esto más adelante tendrá consecuencias.

Hace un rato que Fede se ha quedado. Me giro a buscarlo, pero no lo veo. No se si se ha retirado, o que ha hecho.

Jordi y yo vamos subiendo a buen ritmo. Todo el tramo hasta el Pabellón vamos adelantando a corredores.

A partir de aquí ya comienza la montaña. Primero por una zona donde se hace el cross escolar y después para arriba.

Por las primeras rampas duras avanzamos a Mario (un compañero de Xavi Pommard que hizo un entrenamiento con nosotros). Le saludamos y continuamos hacia arriba.

A buen ritmo llegamos a la zona cementada. Aquí la pendiente es dura, y algunos corredores ya van caminando. Nosotros vamos subiendo, y poco a poco, Jordi se va quedando un poquito más atrás.

Lo bueno de entrenar donde se hace la carrera, es que sabes donde se acaban las subidas, donde puedes recuperar las piernas y donde has de ahorrar fuerzas.

Una vez finalizada la primera subida fuerte, cojo un ritmo suave que me deje recuperar las piernas hasta llegar sendero. Lo intento, pero poco a poco, corredor a corredor, me voy animando y moralmente me voy encontrando fuerte.

Llegamos al sendero. Comenzamos corriendo, pero pronto los corredores que llevo delante comienzan a caminar. Aun así, caminamos rápidos, y me lo tomo como un nuevo descanso.
Al llegar arriba, hacemos el tramo que nos llevará hasta el Pla del Fideuer. Es un tramo de pista, pero que se hace muy duro. A medio camino, me encuentro a Antoni Bacarisses. Es un antiguo compañero de fútbol sala. Le saludo y le paso.

Con todo esto, llego al Pla con 30’ y pico. Un buen tiempo.

Cogemos el camino que nos llevará hasta la cima de esta carrera.

A tramos corriendo, y otros caminando, hacemos toda la subida.

Un poco de plano, y después una pequeña bajada. Tenemos que ir con ojo. Las piedras están mojadas de la lluvia de ayer.

Y llegamos a los pies del Cim de la Creueta. Decido que lo mejor será hacerlo caminando. Son unos 400 metros, pero con bastante desnivel y parece que no se acaba nunca.

Fede, Xavi y el Gaitero en el Cim de la Creueta
Al final llego arriba. Piso la alfombra del paso por la Creueta, y hacia abajo.

Comienzo la bajada sin apretar mucho. No quiero caerme o hacerme daño. A media bajada siento un zumbido parecido al ruido de las abejas. Miro hacia arriba unos segundos y compruebo que se trata de un dron. Levanto las manos para saludarlo. A ver si salimos en el vídeo, ¡jaja!

Después de esta bajada más técnica, llegamos al Puigventós. Aquí hay el avituallamiento, pero hoy no me hace falta y continúo. Los 5 corredores que llevo por delante, hacen lo mismo.

Ellos comienzan a apretar, pero yo prefiero bajar un poco menos rápido y conservar fuerzas para las dos últimas sorpresas que tiene el recorrido.

Cuando ya estamos a punto de llegar al camino que nos dejará en el Camino del Samper, el primer corredor, con camiseta del CAO (Club de Atletismo de Olesa), coge un sendero. Yo no estoy seguro, siempre he bajado por la pista, pero como también me han modificado el inicio de la carrera, decido seguirlo (igual que los otros 4 corredores). Pienso que él si que se sabe el recorrido. El camino está muy mojado, y tengo algún sustillo. No parece el camino, no está muy cuidado, y finalmente, veo que los primeros se paran. Nos hemos perdido. Por suerte, conozco la zona y veo que el camino bueno está a unos 400 metros más arriba. Empiezo a subir entre los olivos, y finalmente salgo al Bosque del Gavatx. Hemos hecho el kilómetro en 7’, cuando el resto de los corredores lo hacen en 4’30”, por lo tanto, nos han avanzado un montón de corredores, y hemos perdido la buena carrera que estábamos haciendo. A más a más, cuando llego arriba, veo que las piernas se han sobrecargado mucho. Hemos inventado el Pico de los Perdidos, ¡jaja!

Sin ninguna presión, cojo el Camino del Samper, y poco a poco, me vuelvo a animar.

Giro en la fuente, y hacia las dos subiditas que te dejan KO, después de 3 kilómetros de bajada. Las paso bastante bien, y adelanto algunos corredores que llevo por delante.

Volvemos a girar, y ahora entre las viñas ya nos vamos hacia el pueblo.

Última subida, pasamos por debajo de la Virgen de Santa Oliva (patrona del pueblo) y todo hacia abajo para buscar la llegada.

Pasamos de nuevo por la Plaza de les Fonts, y enfilando la última calle ya veo la pancarta de mi padre.

Con estas animadoras, quien no quiere correr
Choco las manitas de todos los niños y niñas que hay delante de la Escuela de Música, y cojo a Ona para hacer los últimos metros con ella. Levanto los brazos para que el público anime. ¡Venga que esto es una fiesta!

Al final 1h:10’06”. Podía haber sido mejor, si no me hubiera perdido, pero estoy muy contento.
Con Ona i mi padre animando.
Veo que finalmente, Jordi me ha pasado. Al final ha hecho 1h08’45”.

Jordi con sus fans
También encuentro a Efrain. Ha hecho la carrera en 59’23”. ¡Madre mía, eso es espectacular!

Busco a mis padres y Esther, y vuelvo a correr en sentido contrario para ir a buscar a Fede. No hago ni 500 metros, y ya lo veo. No hace buena cara, pero todavía tiene fuerzas para hacer el último sprint antes de la meta, y consigue quedar por delante de un corredor que lo quería adelantar en el tramo final. “Genio y figura, hasta la sepultura”. ¡Que crack!

Recogemos las bebidas, fruta y bocadillo de butifarra, y hacia casa. A ducharnos rápido, y a ver si llegamos para ver la entrada de Xavi Pommard y de Jaume.

Cuando volvemos de la ducha, Xavi Pommard ya ha llegado. Ha hecho 2h53’47”. Ha quedado el 30. Nos comenta que ha sufrido y que el año que viene hará la corta. Os digo un secreto, esto es mentira, seguro que el año que viene volverá a estar en la salida de la larga.

Menuda carrera ha hecho, ¡qué crack!
Y finalmente, llega Jaume. Ha hecho 3h14’32”. Unos 50’ menos que el año pasado. Como está la flecha olesana, ¡jaja!

Los peques reciben su medalla. Me gusta. Es una medalla de madera con el sello de la MiniTEO. Me suena la idea, ¡jaja!




Y al final el equipo masculino de la carrera corta hemos quedado cuartos. Si no me hubiera perdido, hubiéramos sido terceros, aunque esta clasificación es lo de menos.


Como no podía ser de otra manera, para acabar la fiesta, nos vamos a comer y celebrarlo todos en los Salistes. Un buena comida, regada con bastante cerveza, y muchas risas. ¡Esto es lo mejor!